Se faenan bovinos más jóvenes y cada vez más pesados

24/05/2022

El Instituto Nacional de Carnes presentó su nuevo indicador adaptado a la realidad de mercado: Novillo 2.0

Uruguay continúa consolidando la tendencia de faenar cada vez novillos más jóvenes y más pesados, incrementando el nivel de extracción, la inversión y la calidad de carne. En 2007 el novillo en Uruguay pesaba 480 kilos y hoy pesa 520 kilos, con 281 kilos de canal caliente (rendimiento 54% en cuarta balanza) y 277 kilos de canal enfriada (merma 1,5%). Ese y otros cambios que también abarcan a la exportación de carnes y a los mercados, motivaron al Instituto Nacional de Canes (INAC) a poner en marcha su nuevo indicador: el Novillo 2.0. La estadística presentada esta semana pasó a sustituir al Novillo Tipo que se calculó durante 15 años.

Conrado Ferber, presidente del INAC, afirmó que el Novillo 2.0 “refleja mejor la realidad del sector”. El jerarca de gobierno y su vicepresidente, Guido Machado, conjuntamente con el gerente de Información, Jorge Acosta; y el jefe de Valor Agregado Sectorial, Fernando Reich, presentaron también más información relevante del sector cárnico, motor de la economía uruguaya.

“Todos nos dábamos cuenta que en el Novillo Tipo habían números que no estaban resultando consistentes y en los últimos dos años se hizo bien evidente”, explicó Ferber. El Novillo 2.0 apunta a brindarle mayor transparencia a la cadena cárnica, donde hoy se faenan novillos más pesados y hay muchos cortes que se exportan a China y en algunos casos, en 2006, esos cortes no tenían valor o no iban a ese destino.

En abril, el Novillo 2.0 fue US$ 1.826 por cabeza, tomando la venta de todos los productos, valor que es 5,2% superior al valor en dólares del mes de marzo de 2022, remarcó el gerente de Información de INAC, Jorge Acosta.

Asimismo, el valor de la hacienda mantuvo la tendencia creciente de los últimos meses y se ubicó en US$ 1.501 por animal, mostrando un aumento del 5% respecto al mes anterior. El valor agregado industrial, que había disminuido consecutivamente en los meses previos, recuperó US$ 20 por animal respecto al mes de marzo, pero se mantuvo bastante por debajo de los valores alcanzados en los dos primeros meses del año. La participación porcentual por componente fue 82%-18%, hacienda y valor agregado industrial, respectivamente, manteniéndose estable con respecto al mes previo.

En el cuatrimestre enero-abril 2022, el valor promedio ponderado del Novillo Tipo 2.0 fue US$ 1.738 por cabeza. La participación de la hacienda y del valor agregado industrial fue 80% y 20%, respectivamente.

Cuatrimestre.
En este período, la faena de bovinos mostró un aumento de 13,3%, siempre comparando con igual período de 2021. El aumento es equivalente a 104.000 bovinos y se industrializaron 287.000 más que en 2020. Dentro del cuatrimestre, la tendencia se marcó más en febrero, donde el crecimiento fue 23% más alto que en igual mes de 2021, remarcó Acosta.

Salvo en la categoría de terneros, todas las demás mostraron recuperación en las faenas, pero el principal aumento se dio en novillos jóvenes, donde subieron en la faena 66.000 cabezas (36%), así como en las vacas de ocho dientes, que crecieron 30.000 cabezas (11%). La faena de vacas continúa siendo alta, pero eso no está significando una liquidación de stock, porque el rodeo bovino está rejuveneciéndose y se vuelve cada vez con un perfil más criador.

A su vez, también creció la faena de vaquillonas (26%), producto de la mayor incidencia de los corrales de engorde, donde la Cuota 481, el contingente de carne de alta calidad con destino a la Unión Europea para ganados terminados a granos durante los últimos 100 días previos a la faena, tienen una incidencia importante. Ese 26% de aumento representa 24.000 cabezas.

Más allá de los cambios, según los datos del INAC, siempre en el primer cuatrimestre del año, se mantiene la estructura de faena histórica: 48% novillos, 37% vacas y 13% vaquillonas. El total de bovinos que pasaron por frigorífico en el período citado fue 886.436 comparado con 782.169 cabezas de 2021.

Precios y exportación.
A su vez, el precio del novillo en cuarta balanza aumentó 46%. Empujados por la demanda de China en el mercado mundial de carnes, los ganados destinados a la producción de carne en Uruguay llegaron a valores históricos, manteniendo la inercia que habían mostrado en 2021.

No sólo se industrializó más ganado, también se exportó más. Crecieron los volúmenes y los precios en todas las carnes durante el primer cuatrimestre.

Desde el INAC se destacó que en abril se generaron US$ 1.156 millones por concepto de exportaciones de todas las carnes, cifra que representa un aumento de 54% -que son US$ 403 millones- respecto al primer cuatrimestre de 2021 y US$ 575 millones más que en 2020.

Del monto total, US$ 691 millones corresponden a las exportaciones a China, que marcan un aumento de 71% respecto a 2021 y vuelve a posicionarse como el principal socio comercial, con el 60% del total exportado (son seis de cada 10 kilos exportados).

A su vez, los mercados de América del Norte representaron el 12% de los ingresos totales por exportación de carne bovina, seguidos de la Unión Europea con 11% del total.

Por otra parte, el Mercosur, con Brasil a la cabeza, siguió consolidándose como el cuarto destino de las exportaciones de carne, con el 5% del total. La carne bovina representó 82% del total y obtuvo US$ 950 millones, marcando un crecimiento del 59% equivalente a una recuperación de US$ 354 millones frente al 2021.

En carne bovina, hubo un repunte importante del volumen exportado a China, marcando un crecimiento de 90,9% en los ingresos, equivalentes a US$ 277 millones más respecto a 2021 y US$ 371 millones comparando con 2020.

En la Unión Europea, uno de los mercados de mayor valor, hubo una baja en el volumen exportado de 1,7%, en los mercados de América del Norte otra baja de 6,5% y en Reino Unido otra caída de 30,4%. Sin embargo, a nivel del Mercosur aumentó 37,3% el volumen exportado, con una recuperación en el monto percibido de US$ 16 millones, al tiempo que Japón aumenta considerablemente 170% en ingresos y 105% en volumen.

Respecto al Índice Medio de Exportación (IMEx) de INAC, en el cuatrimestre citado hubo un fuerte aumento en los precios de exportación en todos los mercados, promediando un incremento de US$ 1.152 por tonelada peso canal, equivalente a 29.8% de variación. Los principales destinos: China (+34.7%), Unión Europea (+36.6%), USMCA (+21.7%) y Mercosur (+26.4%). Se revalorizan los cortes en Reino Unido (+42.5), Japón (+31.5%), Corea del Sur (+52.9%).

Se viene de un 2021 que fue récord en faena y exportación
El sector cárnico viene de un 2021 muy favorable, con récord de faena en bovinos e ingresos por exportación de carnes y subproductos.

Según los datos del Anuario 2021 del Instituto Nacional de Carnes (INAC), la faena de bovinos en 2021 alcanzó los 2.638.301 cabezas, un 32% más de cabezas respecto a 2020. Esto significó 631.754 animales incrementales y supera, incluso, a años como el 2006, en que se faenaron 2.588.538 cabezas.

El crecimiento se vio llamativamente acentuado en el tercer trimestre del año, siendo 50% mayor, en términos de volumen, respecto al mismo período del año anterior. Históricamente, en el tercer trimestre del año suele ser más baja. Sin embargo, en 2021 este comportamiento fue distinto, siendo un trimestre en que se aceleró la producción en los establecimientos, lo que convirtió a este período en un récord histórico en animales faenados. El 48% de los animales faenados fueron novillos, seguidos por 37% de vacas y 13% de vaquillonas; en menor medida participan terneros y toros.

Respecto a los últimos años, los datos del Anuario 2021, mostraron cómo han aumentado levemente su participación los novillos, pasaron de un 46% a 48% de 2019 a 2021. Por su parte, las vaquillonas se ubican en un 13%, algo debajo al año anterior pero muy por encima del valor de diez años atrás, cuando se situaban en 9,6%. Esto se explica, en gran parte, por la incorporación paulatina de esta categoría a los sistemas intensivos de engorde.

A su vez, la faena de vacas -que superó las 980 000 cabezas- disminuye su participación en 2 puntos porcentuales, pasando de 39% en 2019 a 37% en el 2021.

Por otro lado, desde 2006 hasta el año pasado, en todos los casos se constata aumento de peso en Cuarta Balanza, siendo de unos 25 kg para novillos, unos 29 kg en vacas y unos 45 kg en vaquillonas entre 2006 y 2020). En 2021, el alto nivel de actividad de faena verificado no fue acompañado, sin embargo, por el nivel de producción por animal, evidenciándose una disminución de los pesos promedio de todas las categorías. Los novillos promediaron 276,6 kg, mostrando una reducción de 6 kg respecto a 2020. Las vaquillonas registraron un promedio de 223,3 kg (menor a los 231,2 kg de 2020) y las vacas, pasaron de 236,4 kg en 2020 a 231,8 kg al cerrar 2021.

Carne ovina siguió con China como el gran mercado
Contrariamente a lo que sucedió con la carne bovina, en la ovina, durante el primer cuatrimestre del año en curso bajaron fuerte los volúmenes exportados a China (46,9%), lo que también determinó una baja en los ingresos de 45%. Esa caída es equivalente a US$ 15,5 millones menos que en 20, según los datos estadísticos del Instituto Nacional de Carnes (INAC). El Mercosur, con Brasil a la cabeza, volvió a posicionarse como el segundo mercado para la carne ovina uruguaya, con un incremento de 61% en las toneladas exportadas, mientras que la Unión Europea -el tercer mercado en importancia- aumentó en el volumen adquirido (77%) con una recuperación en el monto percibido por US$ 1.170 millones. Se destacaron como otros mercados Omán, con 498 toneladas, Kuwait con 469 toneladas y Jordania con 185 toneladas, según el informe del INAC. Mejoró el IMEx en los principales destinos para la carne ovina uruguaya. Es que hubo aumento de precios en la mayoría de los destinos a los que llega el producto, promedialmente un incremento de US$ 425 por tonelada peso canal, que equivale a una variación de 9% de variación. Analizando los mercados, la principal demanda provino de China que acaparó toda la carne ovina y bovina que pudo, llevando el precio de los corderos y otras categorías a niveles más que destacados. En el gigante asiático la demanda de carne ovina uruguaya creció 3,3%, en la Unión Europea el volumen exportado subió significativamente (520,9%), en los los mercados de Norteamérica (ahora USMCA), también creció (32,5%), al tiempo que disminuye para el Mercosur (-1.9%).